martes, 14 de julio de 2015

Y no fuiste tu...

¿Qué si te amé? Es un hecho que lograste cimbrarme hasta las entrañas, de eso no hay duda, quizá fuiste el breve ejemplo de lo que puedo llegar a sentir, mas ahora, en introspectiva, puedo descubrir que no llegaste a ser quien sacara de mi, el mayor potencial como una buena amante, que se entrega por completo, que no le importara distancia  ni obstáculo, solo fuiste la brújula que me ayudó a encontrar a mi verdadero amor.

En tu mente tal vez creas que fuiste el amor de mi vida ¿Qué si alguna vez lo creí? Si, ahora lo dudo... si lo hubieras sido, estarías aquí a mi lado y no allá, intentado ser feliz, forzándote a decirte enamorado. 

Fuiste pasado, de esos pasados que no trascienden, pero no puedo ser ingrata ni malagradecida, tengo que agradecer que  me enseñaste a que no debo intentar cambiar para que alguien se quede por lo que aparento ser, que no puedo ser feliz coartando mi libertad y que no puedo forzar a quedarse  a quien no quiere hacerlo.

Alguna vez me inventé una vida contigo y en la engañosa agonía que viví mientras lo nuestro se consumía, me juraba que no habría nadie mas como tu con quien quisiera construir mi vida y no, no hubo nadie como tu, hubo alguien mas, que vino a derrumbar mis expectativas, alguien por el que vale la pena librar mil batallas... alguien mas... al que le puedo llamar EL AMOR DE MI VIDA.